ES | EN facebook twitter
Tábula. Bodegas y Viñedos
Elaboración
Una cuidadosa selección manual, el mimo, el saber y el tiempo.
Bodega y viñedo
Enclavada en el municipio de Olivares del Duero emerge entre nuestras viñas Bodegas Tábula.
Nuestros vinos
Vinos de calidad y corte moderno, elaborados bajo la D.O Ribera del Duero.
Situación Noticias Descargas Galería Contacto armando@bodegastabula.es

Elaboración:

Bodegas y viñedos Tábula interviene en la elaboración de su vino desde el principio, desde lo más elemental: los viñedos y su ubicación. 22 hectáreas de tierra caliza en Olivares del Duero, entre Valladolid y Peñafiel, en plena Denominación de Origen Ribera del Duero.

A partir de ahí y hasta la botella, la elaboración de nuestros vinos sigue un proceso riguroso en el que cada etapa hace única su producción final:

La vendimia se realiza manualmente, en pequeñas cajas de 15 kg. lo que conlleva una cuidada selección y un control integral de la uva.

Ya en la bodega se disponen dos mesas de selección. En la primera de ellas se eligen los mejores racimos y se controla la calidad de la uva. Desde la mesa los racimos pasan directamente a la despalilladora, donde separamos la uva del raspón.

En la segunda mesa de selección se hace un exhaustivo control de cada grano, dejando solo los más aptos, que pasarán inmediatamente a nuestros depósitos, donde harán una breve maceración prefermentativa que variará en función del vino a elaborar.

La fermentación de la uva se lleva a cabo, en el caso de nuestros Tábula, en tinos de madera de roble francés de 3000, 5000 y 10000L., técnica artesanal que confiere singularidad a los vinos. Por su parte, nuestros DAMANA llevarán a cabo este proceso en depósitos de acero inoxidable de tamaño reducido.

Terminada la fermentación alcohólica los Tábula pasan a barrica, donde se llevará a cabo la fermentación maloláctica. Nuestro DAMANA Crianza se traslada a los tinos de madera, ahora libres, mientras que nuestro DAMANA 5 hará esta segunda fermentación en depósitos de acero inoxidable.

Posteriormente, se cría en barrica el tiempo justo que cada vino necesita que oscila entre 5 y 18 meses, según el tipo de vino, la añada y las variedades de uva con que se elabora.

Finalmente reposa en botella para afinarse, como mínimo el mismo tiempo de crianza que se le dio en barrica.

Así pues, la situación privilegiada de las viñas, en pleno corazón de la Ribera del Duero, junto con la limitada producción, el proceso de vendimia, selección y elaboración hace que nuestros vinos sean únicos e inconfundibles.